lunes, 31 de agosto de 2015

"HAZLOO!!!", por Miley Cyrus & The Flaming Lips




-- una versión de José María Martínez, 2015

Sí, fumo petas / Sí, amo la paz / Me importa un pijo / No soy una colgá



Ya entiendo / Me siento una con el universo / Todo lo que necesito lo tengo aquí

Ya entiendo / Me siento parte del universo / Y el es parte de mí



Ya entiendo / Por qué hay un sol / Por qué los bichos vuelan

Y por qué hay luna allá arriba / Por qué hay árboles

Qué coño es el amor/ Por qué hay OVNIS observándonos



Canta al amor / El amor lo es todo

Amar tu canción / Amar fumar yerba

Canta a la paz / A ir fumada y en libertad



Si también te importa un pijo / ven y canta conmigo



Por qué hay cielo? / Por qué corren los cerdos?

Por qué esos capullos ponen / balas en sus pistolas?



La violencia manda / Pero la paz es el camino

Algún día lo verán / Por eso les decimos



Paz, capullos

Paz, capullos

Paz, capullos



(Qué hacen metiendo sus pollas en nuestros coños? Anda y que se jodan)

jueves, 27 de agosto de 2015

REGRESO (al trabajo)



Abro la puerta y
entro al cuarto.
Ahí están la silla, la mesa,
el recogedor, la escoba,
el taladro.
No han hecho nada en todo este tiempo,
salvo coger polvo.
No pueden hacer nada:
es inútil poetizar al respecto.

Desconcertado,
miro las cosas sin comprender
como el que vuelve a la vida.

-- un poema de "Paradojas del conserje", José María Martínez (libro inédito)

miércoles, 26 de agosto de 2015

Cinco poemas de "ASURAS", por JAYINEE BASU



Jayinee Basu vive en San Francisco.  Es titulada en Literatura/Escritura y Ciencias Políticas. Ha traducido a diversos poetas bengalíes. Le interesa la neurociencia, el eliminativismo y la teoría de género.

-- traducción de José María Martínez, 2015

 PASANDO EL RATO

Tú tienes forma de mesa
Y yo también tengo forma de mesa
Nada más que un par de mesas pasando el rato

Ahora tienes forma de cobra
Y yo tengo forma de otomana
Nada más que una cobra y una otomana pasando el rato

Ahora tienes forma de lápiz
Y yo tengo forma de brisa loca
Nada más que un lápiz y una brisa loca pasando el rato

Ahora tienes forma de alfombra
Y yo tengo forma de manantial
Nada más que una alfombra y un manantial pasando el rato

Pronto nuestras interacciones dejarán de ser fortuitas
Y mientras retozamos con insensata risa

Como sólidos lácteos las consecuencias aflorarán
En cada acción que comprometa al cuerpo del otro



ERES UNA MALA PERSONA



Salgo al exterior cada día
con algo cortante y frío al tacto
alguien me dotó de una tijeras
con las que perforar este lugar,
y me he tomado el poder muy a pecho.

Esto es un castillo hinchable
nadie repara en que chorreo billetes
por un costado, una verdeante hemorragia
que forma un charco, taquicardicamente voy dando saltitos
calle abajo con tacones y mini shorts.

Escurriéndome de este barco de náufragos con largos
brazos extendidos sin aliento
puedo ver el bote salvavidas enfrente
sobrecargado de amor biológico,
les digo adiós con la mano a todos
esos que se ahogan a mi alrededor
en su propio pis.



SUPERMERCADO CHINO



Chingar un pez marrón dorado de cuerpo
tumefacto directamente del agua verde
en el supermercado chino cerca de casa.
Sujetarle la cabeza y la cola mientras se resiste
Quizás si pudiera gritar o chillar o algo
O si tuviera brazos lucharía y sobreviviría
Siento que mis brazos medran hacia dentro en los costados
Se secan mis labios, mis ojos amarillean y se ablandan.
Tú has vuelto con una caja de nori tostado
Bromeas con mi aspecto de pez muerto
y yo balbuceo un montón de cosas sin palabras.
Mis pies se evaporan debajo de mí
Y doy coletazos en el suelo boqueando.
Me preguntas "¿estás bien?".

Mira, me he convertido literalmente en un pez gigante y
dado que desde ahora ya no me vas a poder follar
Será mejor que me cortes la cabeza y me comas.



GORGONA


la decisión de mi cuerpo de no mantener
contacto ocular es
ahora me doy cuenta
auto protección contra
posibles gorgonas.

pero me ha fallado.

saber exactamente lo que
se necesita para poner fin
al sufrimiento y
no hacerlo por estar
hecha de piedra
es la maldición de la Gorgona

no puedo moverme para comer o beber
no puedo moverme para trabajar o pensar
solo siento esta sensación en cualquier parte
inhalando paquetes de nitrógeno

ojos dorados
llorando urobilina
rodeada de chicas
adoradoras de árboles
aspirando el amarillo perfume de lo profano



ARCHAEOPTERYX

Soy archaeopteryx atrapado en tiempo geológico
con sal de roca como único placer

dejando pistas de lo que fui
En cada imagen en cada palabra que digo

Tornéame en arcilla gris del Yemen
Enróllame contra las piedras erosionadas por el viento

Alimenta a mi madre con creta en lugar de leche
Para que nazca toda huesos y más huesos

Dame cucharadas de barro con tu romántica visión
De un pasado verde de mortales pastos

Mientras sueño con la ascidia en su túnica
con tu boca en forma de o, jalando de mi

La espita chorreando hilos brillantes de código
Con el modo de construirte a partir de un esbozo

Acabo de despertar para encontrame a solas
Lo que tarda en prender un fósforo

Clasificar es tarea difícil
Quiero que uses la palabra amor

Dame una almohada de turba que masticar
Cuando no quede más de tí.


-- todos los poemas pertenecen a "Asuras" (CCM, 2015)

lunes, 24 de agosto de 2015

"SIAMESA", de MARÍA RAMOS

-- una reseña de José María Martínez, 2015



Igual estoy exagerando, pero afirmo que la almeriense María Ramos es autora de la mejor traducción de Sylvia Plath en nuestro idioma con su versión transparente de "Tres Mujeres" (Nórdica, 2013). Ahora voy a exagerar con el elogio de su primer libro de poemas, el muy esperado "Siamesa" que este verano nos ha traído El Gaviero

Sin más miramientos: "Siamesa" lo tiene todo. Comenzando por el diseño tan cuidado -herencia de Ana Santos-, la excelente ilustración de portada de Cristina Llorente y -aunque todo lo anterior importa mucho- una serie de poemas para leer y volver a leer consciente de que me golpean, me sacuden y me hacen crecer como hombre.

María Ramos ha escrito este libro diez años después de su experiencia de maternidad precoz en carne propia. El libro no viene, para nada, a decirnos lo bonito que es ser madre. Aquí el colecho se da objetiva y brutalmente. Nace la hija y, de pronto, la madre tiene dos cuerpos que cuidar. De repente, le crecen a la madre dos brazos extra, porque no hay padre que colabore en la crianza.

Aquí todo se desdobla. En este parto sangriento, junto a la hija, la madre da a luz a "una medusa", ese "pastel de carne" que los médicos llaman placenta. La maternidad convierte a la madre en animal por partida doble. "Siamesa" no se detiene a glosar los beneficios del parto natural o la lactancia materna, que quedan para las revistas donde aparecen esas fotos de bebés limpitos y sonrosados. Aquí la madre pare "un aullido". Aquí la niña es "un colibrí enrojecido / que se acerca y chupa / mi cuerpo".

Otra cosa es que el dolor, el asco y la culpa se hagan los dueños del cuerpo. Este tampoco es el caso. María Ramos se asume como poeta desde el cuerpo. Sin necesidad de más explicaciones a los Guardianes de la Compostura -quiero decir, de la Literatura. Y en ese cuerpo asumido, las heridas hacen que la piel refulja: "Desnuda soy / una manada de ciervos. // Púrpura, / no un pájaro muerto.

Si bien su experiencia de madre pudo ser privada, al poetizarla queda transformada en experiencia de toda mujer. Todavía más: la maternidad es la experiencia femenina por excelencia, la que la sociedad y la familia espera. Pero María Ramos, madre sola y marginal, adopta la posición más transcendente y transgresora. 

"Siamesa" profundiza, además, en asuntos oscuros como el del aborto, del que no he leído un texto que me conmueva y me convenza más que el escrito por esta autora. Otro de los poemas , implacablemente bello, va dirigido a la futura pareja, quien debe renunciar a la paternidad ya que ella ha decidido no tener más hijos. Esto le convertirá nada más -y nada menos-, ya no en padre, sino en "hermano".

Vuelvo a abrir el libro. Compruebo la dedicatoria: "Para ella". María Ramos toma a su hija y camina con ella sobre sus hombros.